Los gestos, la mirada o las posturas que utilizamos de manera consciente o inconsciente tienen una gran importancia en la comunicación cara a cara. Al mismo nivel influyen el tono, el ritmo, el volumen o los silencios. Es lo que denominamos comunicación no verbal.